HTMLpointHTMLpoint HTMLpoint.com


 Introducción a las hojas de estilo



HTML adolece de los límites propios de un sistema de marcado ideado para objetivos muy diferentes de los que actualmente persigue el diseño web. Si estos límites pueden parecer marginales a los neófitos, resultan molestos y, a menudo, inmovilizantes para los profesionales formados en la gráfica tradicional. Colocar una imagen, crear una banda lateral, justificar el texto en HTML se convierten en problemas cuya solución depende exclusivamente de instrumentos nacidos con otro fin (las tablas, por ejemplo, en el 90% de los casos se usan para colocar elementos en la página, en vez de servir para ordenar los datos).
El problema, en términos técnicos, está relacionado con la clásica separación SGML entre estilo, contenidos y estructura. El HTML "tradicional" no satisface esta condición, sino que, por el contrario, aumenta esta confusión.

Pero ¿qué significa separar el estilo de los contenidos? Tomemos un sitio web de media complejidad, con un número de páginas HTML igual a 100. Pongamos que el tipo adoptado para la exposición de los temas sea un "arial" cursivo. Con los instrumentos clásicos de HTML el código para obtener este resultado es:

<FONT FACE="ARIAL"><I>Texto de la página</I></FONT>

repetido en todas y cada una de las 100 páginas del sitio, en el cierre y apertura del texto para formatear. Simple, obvio y casi incluso banal. Pero ¿qué sucede cuando queremos modificar el tipo de carácter en todas las páginas? No hay más solución que abrir las 100 páginas y modificarlas sustituyendo el nombre "arial" con el de la nueva fuente elegida. Un webmáster de tipo medio podría emplear sólo una decena de minutos que se convertirían en horas si el sitio fuera de grandes dimensiones. Pues bien, está pérdida de tiempo es consecuencia directa de la confusión entre estilo y contenido, allí donde el primero (la marca FONT) no está separado del segundo (el texto de la página).
Se entiende que la solución de este problema reside en la separación de los dos elementos citados, lo que en la práctica se traduce en la adopción de las Cascading Style Sheets. De ahora en adelante usaremos la abreviatura CSS para denominar estas "hojas de estilo en cascada", que a pesar de haberse introducido hace tiempo en el web publishing, sólo en los últimos meses han conocido gran difusión.

Con la expresión "en cascada" (cascading) se hace referencia a una de las características principales de esta tecnología, por la que es posible incorporar en el documento distintas hojas de estilo, cada una de las cuales, según una serie de reglas jerárquicas, prevalece sobre las otras.
Las CSS fueron introducidas por Microsoft a partir de la tercera versión de Internet Explorer, y son soportadas parcialmente por Netscape sólo desde la cuarta versión del homónimo navegador. Quien accede con un navegador obsoleto a un documento formateado con CSS, se encontrará ante una página gestionada por las opciones por defecto del navegador (el fondo, por ejemplo, será gris; el tipo de texto será "times new romans", etc).
Las CSS han sido oficialmente reconocidas y normalizadas por el W3C (consorcio internacional para el desarrollo del web) en las recomendaciones "CSS1" antes, y "CSS2" después. Se remite a estos documentos oficiales para mayores detalles.

La presente guía no puede prescindir de temas "filosóficos" sobre los cuales se basa la estructura de las CSS, aunque presta especial atención al uso práctico que de estos instrumentos se hace en el web publishing. Dicho de otro modo, este tutorial quiere proporcionar de manera inmediata los instrumentos para usar las CSS dentro del sitio web, sin perderse en disquisiciones teóricas.

Para acabar, un comentario acerca de las dudas sobre la adopción de un sistema, las hojas de estilo, reconocidas sólo por las últimas versiones de los navegadores y que, por tanto, presentan el riesgo de dejar fuera a una parte de los visitantes. No estamos de acuerdo con quienes retienen este límite un límite insuperable y se niegan a adoptar las CSS. Creemos que el desarrollo del web debe corresponderse con una constante actualización del software por parte de los navegantes, sobre todo hoy día que los dos principales navegadores son gratuitos (incluso de dominio público la fuente de Netscape).
Recordamos, por último, que las hojas de estilo son compatibles con:

MS Internet Explorer 3 (parcialmente)
MS Internet Explorer 4
MS Internet Explorer 5
Netscape navigator 4 (parcialmente)


  Vuelve a principio de página