HTMLpointHTMLpoint HTMLpoint.com


 Solución "artesanal"



La primera solución, y la más inmediata, consiste en utilizar un programa de correo electrónico con funciones CC o BCC. Se trata de dos funciones previstas por la práctica totalidad de los lectores de correo, que permiten enviar un mensaje a más de un destinatario. En otras palabras, además del campo TO (destinatario principal), es posible indicar otros destinatarios en los campos CC o BCC. La diferencia entre los dos campos es que las direcciones presentes en CC pueden verlas todos los que reciben el mensaje, mientras que las que están en BCC (la B está por el inglés "blind", ciego) no pueden verse. En BCC se ve sólo la dirección del campo TO.
Como acabamos de decir, todos los programas de correo electrónico incluyen estas dos funciones. A continuación, recogemos una pantalla ejemplo de Eudora:



Si introducimos todos los destinatarios en el campo BCC y nos dirigimos el mensaje a nosotros mismos (en el campo TO), obtenemos una lista de distribución rudimentaria que, si no es muy numerosa, puede darnos un resultado aceptable. Hablamos siempre, sin embargo, de una lista rudimentaria, no apropiada para atender exigencias profesionales. Entre otros, podemos citar los siguientes límites de este procedimiento:

  • Las altas y bajas de la lista se hacen de manera manual. Esta constatación, que puede parecer secundaria, adquiere una relevancia fundamental cuando la lista consta de un número importante de miembros.

  • Algunos programas de correo electrónico prevén la inserción en el campo BCC de no más de 1000 direcciones e-mail.

  • Algunos servidores de correo (TIN, por ejemplo) bloquean el envío a todos los destinatarios cuya dirección aparece en los campos BCC o CC, cuando encuentran una dirección no válida. Dicho de otro modo, si la lista que has enviado a través de TIN cuenta con 1000 inscritos y uno de ellos tiene una dirección de correo electrónico con sufijo @tin.it equivocado, el envío se interrumpe y ningún mensaje llega a su destino. Debes, por tanto, eliminar la dirección equivocada y volver a efectuar el envío. Y si otra dirección @tin.it está equivocada, tienes que volver a enviar todo nuevamente y así una vez tras otra.

  • Cuando la lista cuenta con un número importante de miembros, se corre el riesgo de crear problemas al propio proveedor que, además de encargarse de enviar mensajes, debe gestionar los mensajes de error de vuelta.

    En última instancia, esta solución "casera" puede servir para experimentos de breve plazo, efectuados los cuales hay que buscar una solución alternativa. Así, podemos utilizarla para comprobar la respuesta de los usuarios a la idea de la lista de distribución, pero en cuanto las cifras crecen es necesario recurrir a servicios especializados, gratuitos o de pago.


  •   Torna a inizio pagina