HTMLpointHTMLpoint HTMLpoint.com


 El nacimiento de Javascript



El World Wide Web se ha desarrollado gracias a la posibilidad de poder visualizar la gráfica y la multimedialidad en la red. Mosaic, el primer navegador, salió al mercado en 1992 y permitía visualizar la gráfica además del texto; en 1994 parte de los elaboradore de Mosaic fundaron la Netscape Communications Corporation y su navegador pronto se reveló de calidad tan superior que desarrollaron Javascript , el cual se implementó por primera vez en la versión beta de Netscape Navigator 2.0 en junio de 1995. Dicho lenguaje aportó notables cambios a las páginas, por lo que algunos efectos que podían realizarse sólo con la interfaz CGI se volvieron más sencillos y el mismo carácter dinámico dejó de estar limitado a los GIF animados. La observación puede parecer banal, pero yo, personalmente, cuando me acerqué por primera vez a Internet, en 1997, encontraba difícilmente sitios dinámicos y los pocos que conseguía individuar me parecían fascinantes, tanto es así que me aproximé a Javascript con el mayor entusiasmo.

El año 1995, además, marca un hito en el desarrollo de Internet porque junto con Netscape surgía otra nueva sociedad, gracias a una inversión previsora en las potencialidades del web:la Sun Microsystems Inc., que había presentado algunos meses antes Java, el lenguaje evolucionado que pretendía convertirse en un estándar de la comunicación en red.

Algunos se podrán preguntar qué hacía la Microsoft. Pues bien, en aquel período se distribuía Internet Explorer 2.0, el cual presentaba carencias importantes desde varios puntos de vista y revelaba todo el escepticismo de la sociedad hacia este campo.

Se cree que Javascript y Java tienen varias características comunes, además de compartir un nombre muy parecido. Sin embargo, las diferencias son muchas o muy pocas, según la perspectiva que adoptemos. Ante todo el primer mito falso es justamente el nombre, ya que Javascript, cuando aparece por primera vez, se llamaba LiveScript por su paralelismo con LiveWire, un lenguaje que la misma Netscape había preparado para la gestión de la programación desde el lado servidor, si bien los dos lenguajes, que se afirmaron contemporáneamente, no podían sino tener 'vidas paralelas' y, de hecho, en diciembre de 1995, la Netscape y la Sun anunciaron que colaborarían en el desarrollo de Livescript, que tomó el actual nombre de Javascript.

Javascript y JScript

En 1996, sin embargo, la Microsoft comenzó a mostrar un gran interés por el web, por lo que se adelantó la hipótesis de que para Netscape los días estuvieran contados. Sin embargo, la desigual batalla se hizo más dura de lo que se pensaba, ya que Netscape crecía, si bien lentamente, sobre bases sólidas, y con un navegador poderoso, mientras que Explorer revelaba todos los defectos de un navegador nacido de prisa y corriendo y con estrategias a menudo contrarias a la evidencia empírica. En este último caso, es emblemático el intento de la Microsoft de contraponer a Javascript una versión reducida del Visual Basic, que tomó el nombre de VBScript, pero sus capacidades aparecieron limitadas por diversos bug. La Microsoft con Internet Explorer 3.0 tuvo que conformarse con la adopción de un lenguaje que, de hecho, era muy similar a Javascript, pero que, por exigencias de copyright, no podía llevar el mismo nombre. Así, fue bautizado JScript.

En estas breves lecciones de introducción a Javascript nos ha parecido importante contar algo de historia porque, en este sector, si bien las dos sociedades declaran que siguen los estándar de la ECMA-262, la guerra continúa con golpes bajos: sin algo de historia difícilmente podremos llegar a comprender las motivaciones intrínsecas y el porqué en Italia el 70% de los navegantes utiliza Explorer, mientras que en EEUU, donde en 1995 el web estaba en pleno auge, la cifra baja a poco más de la mitad. Así, ahora podemos entender que Netscape no sólo no llame la atención de quienes se han acercado a Internet en los últimos tiempos, sino también que pueda ser juzgado inferior a Expolorer. Sin embargo, hay que comprender que esta sociedad, efectivamente en una situación difícil, está defendiendo lo que ha hecho hasta ahora de bueno, el mismo Javascript, por ejemplo, y que las versiones precedentes de su navegador son aún eficientes y estables, mientras que la Microsoft ha tenido que retirar las suyas.

Las diversas novedades introducidas por Microsoft y por Netscape crean continuas desorientaciones y, a menudo, se pierde de vista la verdadera fuerza de Javascript: la compatibilidad con los navegadores, incluso con los más anticuados. Un sitio programado en HTML y en Javascript (en su versión 1.1 pero también 1.2) seguramente será visible para casi el 90% de los navegantes. Y la cifra aumentará.


  Vuelve a principio de página